Algo de Historia

















El Centro Público de Educación de Personas Adultas “Alfindén” está ubicado en el  edificio que albergaba la antigua casa-cuartel de la Guardia Civil de La Puebla de Alfindén. El Ayuntamiento de esta localidad acometió su remodelación, rescatándolo de la ruina total, asumiendo un esfuerzo económico importante y concibiendo la empresa como un proceso formativo en sí mismo, pues se desarrollaron en su ejecución cuatro programas de Garantía Social, tres en la modalidad Formación y Empleo (dos de la familia de Construcción y Obra Civil y un tercero de la Agraria en el perfil de Operario de Viveros y jardines) y otro de Iniciación profesional en la rama Operario de Viveros y jardines. Una parte del edificio alberga las actividades docentes de Educación de Personas Adultas y las de gestión del Ámbito Territorial. Otras dependencias del edificio rehabilitado se destinan a las numerosas actividades culturales y recreativas que se realizan en esta localidad: banda municipal, coral, talleres de manualidades, cerámica, etc.; además de utilizarse por las distintas asociaciones culturales; así mismo se dispone de un salón de actos para usos múltiples. El edificio como tal fue inaugurado en abril de 1999, denominándose Espacio Cultural Abdallá Musaire.


           PROCESO DE REHABILITACIÓN

Una soleada mañana de otoño del año 1994 el alcalde del ayuntamiento, D. Carlos Moliné, invitó a la dirección del Centro conocer las instalaciones de un edificio destartalado que había sido casa cuartel de la guardia civil. La visita no resultó ser nada atractiva, había solamente abandono, grietas en las paredes, escombro de paredes que se habían caído, excrementos de animales, etc. El patio tampoco presentaba una mejor imagen, estaba cubierto en su totalidad de matojos y hierbas, había una parra que había extendido sus sarmientos por encima de las ruinas de lo habría sido un pozo de suministro de agua potable, dos moreras raquíticas por exceso de maleza sobrevivían en la parte sur y completaban ese cuadro tan desolador. Las grietas en las paredes eran tan  evidentes que en alguna de ellas cabía la mano y el antebrazo hasta el codo, y unos cuantos puntales de metal sujetaban a duras penas algunos de los techos de las habitaciones en las que no se había derrumbado. Después de ver todo esto, comentó que tenía el deseo de rehabilitarlo para recuperarlo y que retornara al pueblo que en su día lo donó para edificar la casa cuartel, y que tenía que ser destinado a usos culturales y formativos. La propuesta del Ayuntamiento era destinarlo a sede de centro de Educación de Adultos y, hablando con la dirección del Centro al que pertenecía el aula de Adultos de La Puebla de Alfindén, pidió ayuda para conseguir su objetivo de rehabilitarlo.
La propuesta no era nada atrayente -visto lo que había- pero si no se aceptaba se perdía una ocasión de oro para conseguir el edificio que para entonces ya pertenecía al Ayuntamiento, con la condición de su rehabilitación. Desde ese momento en el Centro de Adultos nos pusimos a trabajar porque su entusiasmo por recuperar el edificio era contagioso y, cada uno por su parte, comenzamos a conseguir subvenciones y ayudas para lograr el objetivo final. Se solicitó y se nos concedió un curso de Garantía Social (hoy cursos de CPPI), modalidad formación-empleo después de haber presentado un proyecto de actuación y de perfil profesional “Operario de albañilería”. Con doce chicos jóvenes de entre 16 y 20 años procedentes de las localidades próximas de Alfajarín, Pastriz, Nuez y también de La Puebla dirigidos por su profesor Jesús Azagra, se empezó la primera fase de la rehabilitación a comienzos del otoño de 1995.

1ª FASE DE LA REHABILITACIÓN

El día 20 de septiembre de 1995 comenzaron las obras de rehabilitación de la primera fase. Para empezar se remodeló la parte central del edificio, la parte norte, que da a la calle Barrio Nuevo y que consta de dos plantas. Los andamios recién comprados y los chicos del curso con sus monos de trabajo nuevos dieron la salida a un largo proceso que iba a durar más de tres años, durante los cuales trabajaron chicos jóvenes que además de aprender un oficio, primero albañilería y luego jardinería, tenían nueve horas a la semana de materias de estudio que les sirvieron para sacarse el Graduado Escolar, que muy pocos habían obtenido en su paso por la escuela. Durante el proceso de rehabilitación fueron muchos los municipios que se interesaron por este proyecto y algunos empezaron a seguir nuestros pasos; pero con desigual suerte porque ya en esos años el valor de los terrenos era considerado como un activo importante y  el Ministerio del Interior ya no se desprendía tan fácilmente de ellos. El ser pioneros en esto nos benefició sobremanera y se consiguió un solar hoy propiedad del Ayuntamiento que ha sido y continúa siendo un referente cultural muy valioso para  la localidad. El periodista Alfonso Zapater, del Heraldo de Aragón, dejó constancia de este hecho en la contraportada del periódico de fecha 25 de octubre de ese mismo año poniendo como ejemplo a seguir el proceso de rehabilitación comenzado en La Puebla de Alfindén.

Esta primera fase duró todo un año y se terminó en el verano de 1996 dejando listas todas las instalaciones de este cuerpo central del edificio para su uso como Centro de Educación de Adultos. En septiembre comenzó el traspaso de muebles y material didáctico desde la última planta del edificio del ayuntamiento que habíamos estado durante el curso de la rehabilitación y ya se comenzó el curso en esta nueva sede. Lo que antes había sido el despacho del comandante de puesto y sala de armas pasó a ser una biblioteca y diversas dependencias de aulas de aprendizaje; la casa familiar que ocupaba el mismo comandante pasó a ser una amplia sala de ordenadores con conexión a Internet por la que han pasado y pasan numerosos vecinos que se han iniciado en nuevas tecnologías. También dieron comienzo los cursos de carácter cultural que todavía hoy se siguen impartiendo, especialmente los de Dibujo y Pintura, Cerámica y Restauración de muebles antiguos.


2ª FASE DE LA REHABILITACIÓN                  

La segunda fase la comenzamos en el otoño del año 1996. En ella se empezaron a rehabilitar las dos alas laterales del edificio que estaban destinadas a pabellones de vivienda de los guardias civiles que vivían en esta casa cuartel; había de dos tipos, uno para los solteros y otro al lado opuesto  que albergaba a los casados. La parte sur del edificio estaba destinada a  almacenes y había habilitado también una especio de salón social donde se reunían los guardias en sus ratos de ocio. Durante esta rehabilitación, también contamos con otro curso de garantía social de la misma modalidad, albañilería, y la diferencia con el anterior curso estuvo en que la procedencia de los alumnos era fundamentalmente de Zaragoza capital. El ritmo de trabajo era más lento, no sacaban el mismo rendimiento que el grupo anterior y el interés de los jóvenes tanto por aprender el oficio como por estudiar y sacarse la titulación de Graduado escolar era mínimo. A duras penas se consiguió terminar esta fase con un retraso notable y con ayuda de contrataciones externas procedentes del INEM.
Esta fase se terminó con la reforma del aula que hoy sirve para ensayos de la Banda y Coral municipales. Esta reforma fue muy dificultosa debido a que hubo que sujetar el tejado sin tirarlo mientras se sustituían  los tabiques que hacían las veces de muros de carga por vigas metálicas montadas a trozos como un mecano para dejar el espacio diáfano y libre de pilares. Una vez finalizada se recubrió de material aislante y acústico para ganar en sonoridad que fuera adecuada al uso que se le iba a dar. En la otra esquina del edificio se simplificó la rehabilitación construyendo un pilar central que sujetara un entramado de vigas para poder quitar los tabiques. En esta parte se consiguieron dos espacios muy amplios que se destinaron a Guardería y Ludoteca municipales. La guardería se traslado desde las antiguas casas de los maestros donde se ubicaba, hoy centro de Juventud, a las nuevas dependencias y supuso entonces un gran paso de comodidad y amplitud para los escasos niños que hacían uso de este servicio. A los pocos años ya se quedó pequeña y se construyo un nuevo edificio casualmente en el solar de las antiguas casas de los maestros en el que está actualmente. El mismo camino siguió la Ludoteca, aunque su horario de utilización era menor. La emisora de radio municipal, Jucal Radio también empezó sus emisiones desde este edificio una vez completada esta segunda fase de la rehabilitación.


3 ª FASE DE LA REHABILITACIÓN

En esta tercera y última fase de la rehabilitación se acometieron las reformas del patio central y el acondicionamiento de los alrededores que estaban muy deteriorados. Para el patio central se diseño un espacio mixto de baldosas y zona verde. Como es zona de paso había que dejar los accesos libres y aprovechar todos los rincones para darle un aire de naturalidad que antes no tenía. Se respetaron los elementos que había en el patio: rosal, parra, pozo, moreras... y se añadieron otros nuevos: fuente central, palmeras, arbustos y césped. También se vio necesario colocar unas farolas para tener luz en los accesos por las noches y para poder utilizar este espacio para otras actividades lúdicas y culturales.
Para esta última fase también contamos con otro curso de Garantía social pero esta vez de perfil profesional “Operario de Jardinería” y fueron los encargados de la limpieza y transformación tanto del patio como de  la zona exterior del edificio. Esta vez sí que los chicos y chicas fueron aplicados y además de aprender el oficio de jardinero aprobaron la mayoría el Graduado Escolar. Después de este curso también se nos concedió otro en el que los alumnos se encargaron del mantenimiento de esta zona del antiguo cuartel y completaron su formación trabajando en otras zonas verdes del municipio como fueron el parque de la Paz, la ermita y también ayudaron a la construcción del parque que hay en el barranco. Todos estos cursos fueron muy importantes en el proceso de rehabilitación porque llevaban su correspondiente subvención económica y supusieron un ahorro notable en mano de obra mientras se aprendían y se formaban en las mismas instalaciones que ayudaban a rehabilitar. Además, ya iban cumpliendo y perfilando las condiciones impuestas en el documento de cesión del edificio. Fueron más de cuarenta jóvenes los que trabajaron y se formaron en este proceso de rehabilitación desde la casa cuartel de la Guardia Civil original hasta el Espacio Cultural resultante en el que se ha convertido.